El gran baño, el remedio antidepresivo de Gilles Lellouche
El gran baño, el remedio antidepresivo de Gilles Lellouche

DE CINE

“El gran baño”, el remedio antidepresivo de Gilles Lellouche

Desde su éxito fuera de competición en Cannes en la primavera pasada, la película de Gilles Lellouche se esperaba con impaciencia en nuestra cartelera, siendo ésta la primera película dirigida en solitario

‘El gran baño’ - Le grand bain 

Acompañando a su hija a la piscina, Bertrand, personaje deprimido y con medicación excesiva desde hace 2 años, se une a  un grupo de hombres, más o menos de su edad, metidos en la cuarentena de sus opacas vidas, para practicar natación sincronizada bajo la disciplina de Delphine, prometedora nadadora a la que una desgraciada truncó su carrera en la disciplina de manera repentina.

Aunque decir  "entrenar" sería demasiado decir, ya que sin experiencia en la actividad deportiva sus entrenamientos se desarrollan en el desorden y sin una idea precisa de lo que hacen o deben hacer. Bertrand, desempleado hace ya  dos años, se une al peculiar  equipo sin saber realmente por qué, tal vez sólo por ocupar  su tiempo y su ociosa y depresiva vida. Él y los demás, que están más o menos "enfermos" por sus vivencias y diferentes causas comunes, encontrarán en este conjunto, inverosímil en la realidad pero no en la ficción de la gran pantalla, la amistad, el sentido del esfuerzo y, lo más importante, el amor propio.

Desde su éxito fuera de competición en Cannes en la primavera pasada, la película de Gilles Lellouche se esperaba con impaciencia en nuestra cartelera, siendo ésta la primera película dirigida en solitario.

El gran baño, el remedio antidepresivo de Gilles Lellouche

EL GRAN BAÑO “Le grand bain”

“...estos momentos más pesados ​​y profundos se desarman de inmediato con una sonrisa, un diálogo que nos devuelve a la realidad...

"El gran baño" es una película puntillosamente elaborada, y con detalles sorprendentes como los créditos de apertura presentados con el cincel de la más  pura e inesperada inventiva. Dos horas de comedia donde nos reímos mucho pero no siempre y sobre todo nunca con sonrisa  poseída por la estupidez.

Algunos pasajes son incluso bastante dolorosos, como por ejemplo la escena en la que Delphine es humillada en público por su ex, que es una escena corta, fuerte, particularmente violenta (personalmente, se sentía como un puñetazo en la cara!). Afortunadamente, estos momentos más pesados ​​y profundos se desarman de inmediato con una sonrisa, un diálogo que nos devuelve a la realidad.

La risa se mezcla con las lágrimas y, a la inversa, desde un punto de vista emocional, la película está perfectamente equilibrada, con buen ritmo, bien filmada, y, sobre todo, muy minuciosamente trabajada en su escritura. Lelouch tuvo un cuidado muy particular en dos aspectos: escribir diálogos agudos y ahondar en  sus personajes dándoles una verdadera profundidad, agregando de manera acertada  una banda sonora con música de los 80, basada en Tears for Fears de Phil Collins y otros éxitos de la época.

El desarrollo del film se libra durante dos horas sin perder el ritmo, y los personajes realmente se tornan atractivos y atrayentes a medida que el metraje avanza, despojándose poco a poco  de sus manifestaciones ridículas pero que nunca bordean el terreno del humor patético.

Es agradable ver la ternura que se ha puesto en los diálogos de una galería de personajes en la que todos podemos reconocernos, perfilando con ellos la solidaridad del espectador con este grupo de perdedores anónimos.

La interpretación de sus  protagonistas, Guillaume Canet, Philippe, Jean-Hugues Anglade, Alban Ivanov, Leïla Bekhti,  Mathieu Amalric, Virginie Efira, Benoit Poolevoerde resulta maravillosa y conmovedora en muchos momentos, llegando a convertir el argumento en perfectamente creíble y asumible.

¿Sin apoyos deportivos, financieros o simplemente logísticos, inscríbirse en los campeonatos mundiales de la disciplina en sólo tres  clics por Internet, sería factible? No, realmente no es creíble pero sí convincente por lo que ese ardid propone, aunque, sinceramente,  eso no tiene ninguna importancia porque lo importante está en otro sentido más profundo.

Más allá de su cadencia, "El gran baño" es una película que versa sobre la amistad. Un grupo de personajes malos en sus vidas, con diversos y variopintos problemas (depresión, soledad, bancarrota, divorcio ...), que nunca se habrían encontrado en otro lugar pero que sí lo hacen en una piscina cualquiera y pública dada la condición de los mismos. Nunca se habrían apreciado en ningún otro lugar tanto como se termina consiguiendo en la formación de este extraño equipo.

Más que a lo deportivo, se unen a una verdadera amistad con el objetivo supremo de recuperar su autoestima. Podría haber sido cualquier deporte, pero es este un deporte inesperado para una amistad inesperada, un deporte muy difícil que consolida al grupo hasta el punto de hacerlo indestructible. "El gran baño" nunca se burla de ellos, sus debilidades, sus faltas, son también nuestras y nos reímos con ellos, nunca a costa de ellos, porque consigue hacernos reconocer en lo esencial.

Con unos  personajes complejos, entrañables y nunca caricaturizados, con un humor muy desarrollado, jamás vulgar, "El gran baño" se convierte en una película que combina su permanente emoción con un juego de risas sanas y sinceras. Con ello consigue  elaborar una  comedia profunda emparejada con la vida real de cualquier persona anónima de cualquier anónimo lugar.  Exenta de malicia alguna, resplandece junto el lado de las  cosas simples y esenciales ya dichas pero que conviene repetir: la amistad, el altruismo, el compromiso, la solidaridad. ¡Larga vida y éxitos a este  "gran baño" cotidiano!.

Francia

Título original: Le grand bain
Año: 2018
Duración: 110 min.
País: Francia
Dirección: Gilles Lellouche
Guion: Gilles Lellouche
Música: Jon Brion
Fotografía: Laurent Tangy
Reparto: Mathieu Amalric,  Guillaume Canet,  Benoît Poelvoorde,  Jean-Hugues Anglade, Virginie Efira,  Leïla Bekhti,  Philippe Katerine,  Alban Ivanov,  Mélanie Doutey, Jonathan Zaccaï,  Noée Abita,  Erika Sainte
Productora: Les Productions du Trésor / Chi-Fou-Mi Productions
Género: Comedia
Sinopsis: En plena crisis de los cuarenta, un peculiar grupo de hombres decide formar el primer equipo nacional de natación sincronizada masculino. Desafiando estereotipos e ignorando la incomprensión de los que les rodean, se sumergen en una insólita aventura que les llevará a hacer frente a las dificultades y a sacar lo mejor de si mismos gracias a la ilusión y el trabajo en equipo.
Premios: 2018: Festival de Cannes: Sección oficial largometrajes (fuera de concurso)

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. CONSENTIR - RECHAZAR - VER MÁS