Gatas carey, un tesoro felino
Gatas carey, un tesoro felino

GETAFE

Gatas carey, un tesoro felino

Las gatas carey son felinos con un color de manto muy particular, lo que hace que muchas veces se piense que representan una raza única.

Se dice, y cierto es, que quien tiene un gato, cuenta con un preciado pequeño gran tesoro, un gran amigo. Mucho es lo que nos aportan estos pequeños animales por muy poco a cambio: amor incondicional, momentos de diversión, ternura y, sí, también a veces preocupación, pero todo forma parte de una relación sincera y diáfana entre humano y animal.

La verdad es que cada felino resulta ser muy especial, y sobre todo las gatas carey pues cuentan con algo especial que las hace únicas. Veamos.

Las gatas carey son felinos con un color de manto muy particular, lo que hace que muchas veces se piense que representan una raza única. Su distribución de los colores en su cuerpo es irrepetible; de hecho, aunque se clonara a una, saldría sí carey también, pero con un patrón diferente. Por eso, poder compartir la vida con una de estas especiales gatas resulta ser algo excepcional.

Informar que también se pueden dar gatos carey, pero éstos resultan ser estériles. Esto se  debe a que el color naranja se liga al cromosoma X (el gen femenino), de modo que es más probable que las hembras salgan tricolores, y no los machos, ya que para que ellos lo sean tendrían que tener un cromosoma XXY.

Si hablamos del carácter de las gatas carey, destacar de él que resulta ofrecernos a una compañera ideal: muy tranquila y muy cariñosa. A las gatas carey les suele gustar pasar tiempo solas, pero no dudará en reclamar unas buens dosis de mimos cada día para sentirse más querida. Además, puede llevarse bien con los niños, siempre y cuando ambos (niños y gata) respeten los límites del otro para evitar problemas. A las gatas carey les gusta mucho jugar, de modo que los más pequeños pueden tirarle una pelota o un peluche para que jueguen con él.

Con un peso de 3,5-4kg y una esperanza de vida de 20 años, estas especiales felinas por preciosas por fueras y por dentro, se adaptan bien a poder vivir en un piso, si se les dedica tiempo. Para que se mantengan en forma es interesante enseñarles a pasear con arnés, o bien adaptar la casa a ellas poniendo estantes a diferentes alturas, árboles rascadores, y proporcionándoles juguetes.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. CONSENTIR - RECHAZAR - VER MÁS