GOLONDRINA COMÚN DE GETAFE - HIRUNDO RUSTICA

Golondrinas de Getafe, el milagro de la vida

- por Getafe Diario: 19/06/2017 -
Golondrinas de Getafe, el milagro de la vida
Golondrinas de Getafe, el milagro de la vida

Su arribada, allá por finales de marzo y principios de abril, nos anuncia el avance del invierno hacia una incipiente primavera y sobre todo nos transmiten algo que tan ajeno queda para toda ciudad cincelada y revestida de ladrillo y asfalto: la naturaleza en su apogeo. NO dejamos de sorprendernos cada año, normalmente hasta en dos ocasiones, durante este tiempo que pasan en Getafe, ya que lo normal es que las puestas sean dos o incluso tres en el periodo que con nosotros permanecen. Recalcar que los nidos de golondrina están protegidos por ley, por lo que son nidos que a todos nos pertenecen, así como velar por ellos.

Golondrinas de Getafe, el milagro de la vida

Golondrinas de Getafe, el milagro de la vida

Desde hace años, en Getafe Diario tenemos el enorme privilegio de disfrutar del milagro de la naturaleza que supone el poder contar con la presencia de esas pequeñas aves que surcar nuestros cielos durante gran parte del año y que, por habituales, muchas veces nos pasan desapercibidas. Nos referimos a las golondrinas, a la golondrina común, a la denominada, científicamente hablando, Hirundo rustica.

Su arribada, allá por finales de marzo y principios de abril, nos anuncia el avance del invierno hacia una incipiente primavera y sobre todo nos transmiten algo que tan ajeno queda para toda ciudad cincelada y revestida de ladrillo y asfalto: la naturaleza en su apogeo.

Contar con ese privilegio no tiene precio, de verdad, y, pese a que vamos sumando años con su presencia, cada año la ilusión y alegría por su llegada no merma, ni tampoco algo de tristeza cuando nos dejan por unos meses cuando emigran, tras muchos kilómetros de vuelo, hacia tierras más templadas.

Ver como los polluelos crecen y cumplen el ciclo de la vida y la dedicación exclusiva de sus padres en su compromiso para con ellos es un gran regalo del que podemos disfrutar. Y no nos cansamos de vivirlo una y otra vez en apenas tres semanas que dura el proceso por el que las recién nacidas golondrinas adquieren autonomía suficiente para poder volar dejándonos con ello una vivencia única.

No dejamos de sorprendernos cada año, normalmente hasta en dos ocasiones, durante este tiempo que pasan en Getafe, ya que lo normal es que las puestas sean dos o incluso tres en el periodo que con nosotros permanecen; pero ayer tuvimos la fortuna de poder contemplar por vez primera el alumbramiento de cuatro polluelos y nos dimos cuenta que la capacidad para poder sorprendernos en esta vida no tiene límites.

No se pude describir con palabras, o al menos no nos consideramos estar al alcance de ello, por ello invitamos a que se vea el vídeo de poco más de 7 minutos que pudimos elaborar, el resto depende de la sensibilidad de cada uno. Creemos que las imágenes nos hablan por sí mismas del milagro de la naturaleza.

Antes de dejar algunos datos de interés, recalcar que los nidos de golondrina están protegidos por ley, por lo que son nidos que a todos nos pertenecen, así como velar por ellos.

VÍDEO: GOLONDRINAS DE GETAFE, EL MILAGRO DE LAVIDA

.

Nuestras Golondrinas

Es una de las aves más conocidas popularmente y de las mejor estudiadas. Las golondrinas han sido claves para desentrañar aspectos de la migración, de la selección sexual y de la reproducción en las aves. Por su proximidad al hombre, forman parte de la cultura popular, y su llegada, cada vez más temprana como consecuencia del cambio climático, se considera anuncio de la primavera. A pesar de su abundancia, se trata de una especie en declive, sobre todo por culpa de los cambios en el medio rural y de las políticas y técnicas agrarias.

La subespecie rustica es la única presente en España. Se encuentra ampliamente distribuida en época de cría y en paso por toda la Península, Baleares, Ceuta y Melilla. Inverna en muy pequeño número en el sur, principalmente en el bajo Guadalquivir. En Canarias, donde es común en paso, recientemente se ha localizado criando en Gran Canaria.

Desplazamientos

Las aves españolas invernan en el golfo de Guinea y regresan de forma paulatina al área de cría, con un desfase de hasta tres meses entre el norte y el sur. En Andalucía y Extremadura normalmente empiezan a verse en enero, con llegada masiva desde febrero; en el centro y el este de la Península suelen hacerlo un mes después, y en la Meseta norte y la cornisa cantábrica no se vuelven comunes hasta abril. Los machos más viejos retornan antes, y en décadas recientes se ha constatado un regreso más temprano, unas tres semanas antes. Durante el paso otoñal hay cierta segregación de espacio y tiempo entre aves locales y migrantes del oeste de Europa.

Las golondrinas españolas abandonan las zonas de cría desde julio, en el sur, hasta principios de septiembre, mientras que los ejemplares en paso suelen moverse, siguiendo la costa mediterránea, en septiembre y octubre. A partir de junio se reúnen en dormideros, formados al principio sobre todo por juveniles.

Población

La población española no se ha cuantificado con exactitud, pero debe de contar con más de 1 millón de parejas. Se conocen dormideros con más de 100.000 aves. Desgraciadamente, a escala nacional y europea se produce un declive de su población, en Europa en mayor medida que en nuestro país.

Golondrinas de Getafe, el milagro de la vida

Golondrinas de Getafe, el milagro de la vida