El Gobierno propone el cierre de 10 ciudades de la Comunidad de Madrid
El Gobierno decreta el estado de alarma en Madrid y rechaza la propuesta de Ayuso

COMUNIDAD DE MADRID

El Gobierno decreta el estado de alarma en Madrid y rechaza la propuesta de Ayuso

La revancha contra el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso se produce mientras las cifras que aporta la Comunidad de Madrid desde hace días muestran una pandemia en retroceso, con caída generalizada de contagios, hospitalizaciones y transmisión general del virus. Datos que, además, avala la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) en sus informes. Medidas durante el estado de alarma en Madrid

Pedro Sánchez impone por ‘decretazo’ el cierre de Madrid mediante la activación del estado de alarma. Lo hace sólo 24 horas después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) tumbara el confinamiento decretado por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, a través de una simple Orden Ministerial. La revancha contra el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso se produce mientras las cifras que aporta la Comunidad de Madrid desde hace días muestran una pandemia en retroceso, con caída generalizada de contagios, hospitalizaciones y transmisión general del virus. Datos que, además, avala la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) en sus informes.

El destino de Madrid ha quedado sentenciado esta mañana en un Consejo de Ministro extraordinario y express para confinar Madrid. Una reunión presidida por la vicepresidenta Carmen Calvo ante la ausencia del presidente, de viaje en Barcelona para conseguir la ansiada foto de ‘reconciliación’ con Felipe VI.

Madrid vuelve así al estado de alarma tres meses y medio después de que se levantara el de la pasada primavera en toda España, que se alargó hasta finales de junio. Pero esta vez la medida sólo afectará a la Comunidad presidida por Díaz Ayuso, que ha tratado de evitar el cierre total que plantea Moncloa advirtiendo de las graves consecuencias económicas y sociales que supondría. Sin embargo, el Gobierno de Sánchez ha decidido seguir adelante con el plan trazado: Madrid debe cerrarse antes del puente del 12 de octubre.

Madrid ya permanecía, desde el pasado viernes a las 22:00 horas, en una situación de teórico confinamiento. Sin embargo, las autoridades no habían comenzado a multar a quienes se saltasen la restricción de movilidad a la espera de que la Justicia se pronunciase sobre la legalidad de la Orden Ministerial de Illa. El fallo llegó este jueves por parte del TSJM: la orden carecía de encaje legal suficiente como para limitar derechos fundamentales, como denunciaba Madrid, y quedaba revocada.

Confinamiento impuesto sin consenso
La venganza de Moncloa estaba en marcha. Sánchez reaccionó al varapalo judicial convocando con nocturnidad un Consejo de Ministros extraordinario y anunciando la declaración del estado de alarma. Pero dejó a Díaz Ayuso la posibilidad de ser ella misma quien solicitase la activación de este instrumento legal, o incluso que fuese la Comunidad quien se adelantase al Gobierno y aplicase el cierre de la región. «O convences a Ayuso o decreto estado de alarma», le transmitió desde Argelia el presidente a su ministro de Sanidad.

Finalmente ha optado por la decisión más drástica, saltándose la oposición manifiesta del Ejecutivo madrileño. El confinamiento llega por imposición y sin el consenso prometido por Sánchez durante el proceso de desescalada refrendado en la llamada ‘Cumbre de las Banderas’ del pasado septiembre.

Con Madrid a la baja

El Gobierno de Sánchez defiende que la decisión se toma siguiendo «criterios científicos y técnicos» y que el objetivo es «preservar la salud de los madrileños». Sin embargo, las cifras de la pandemia para la Comunidad de Madrid muestran que la situación ya ha superado una fase de estabilización y desde hace más de 10 días la tendencia es descendente en todos los indicadores.

Madrid, por ejemplo, constataba este jueves que la presión hospitalaria del Covid sobre su red de centros sanitarios había descendido un 18% en apenas 10 días. Una reducción de cerca de 600 pacientes, 600 plazas hospitalarias que han quedado liberadas tras darse de alta a los contagiados ya curados.

Menos contagios

El estado de alarma llega a Madrid, además, con la incidencia acumulada en significativo descenso. Hace dos semanas, cuando el ministro Illa comenzó a hablar abiertamente de la posibilidad de confinar Madrid, la tasa superaba los 700 casos por cada 100.000 habitantes. Actualmente, ese indicador ha bajado hasta los 590.

De hecho, según datos de la Comunidad, la incidencia en Madrid capital se ha desplomado tras dos semanas de restricciones y ya se encuentra debajo de los 500 casos cada 100.000 habitantes. Ese es el umbral establecido por Illa para confinar a los 3,5 millones de habitantes y, a día de hoy, la ciudad ya no los cumple.

El Ministerio de Sanidad trató de responder a estos datos positivos que reflejaban los balances diarios de la pandemia poniendo en duda la veracidad de las cifras. Así comenzó una ‘guerra de datos’ entre la Comunidad y el Ministerio, alentada por Fernando Simón e Illa, que finalizaría sólo 48 horas después:  Sanidad reculaba y admitía que los datos de Madrid era auténticos.

El avance positivo de Madrid en la pandemia lo refrenda además la OMS. Según su última actualización del nivel de riesgo de contagio, la incidencia en la última semana se ha hundido en un 29% respecto a hace 7 días.

También el ISCIII, centro de referencia para el estudio de la pandemia y dependiente del Ministerio de Ciencia, avala que los contagios en Madrid están en retroceso. El ISCIII elabora un indicador denominado ‘razón de tasas’, que compara la incidencia de una semana con la anterior. Si el número resultante del cálculo es mayor a 1, la pandemia está en crecimiento, y al contrario si es menor a 1. Actualmente, en Madrid, la cifra es del 0,63.

Medidas durante el estado de alarma en Madrid

Estas son las restricciones que imperaban hasta ahora en los municipios confinados:

Restricción de la entrada y la salida en los municipios confinados, a excepciones de aquellos desplazamientos que estén justificados por motivos de trabajo, sanitaros, legales y judiciales, de educación, por el hecho de regresar al lugar de residencia habitual, asistencia a personas dependientes, a entidades financieras o por otros motivos de causa o fuerza mayor.

La circulación por carreteras que atraviesen los municipios será posible siempre y cuando tenga origen y destino fuera de los mismos.

Será posible la circulación de personas residentes dentro de los municipios, siempre que se respeten las medidas de protección individual y colectiva establecidas por las autoridades sanitarias.

Reducción de las reuniones sociales y familiares a un máximo de seis personas. Excepto en el caso de convivientes.

Los establecimientos de hostelería y restauración y de juegos y apuestas cerrarán a las 23.00 horas (excepto entrega de comida a domicilio). No podrán aceptar el acceso de clientes después de las 22.00 horas.

El aforo máximo será de un máximo del 50% en especio interiores y del 60% en espacios exteriores. El consumo en las barras no está permitido y la ocupación máxima será de seis personas por mesa.

En las instalaciones deportivas, el aforo se limita al 50% en espacios interiores y del 60% en exteriores.

La práctica deportiva en grupos disminuye a un máximo de seis personas.
El aforo máximo en los lugares de culto será de un tercio. En los velatorios podrá haber 15 personas en espacios al aire libre o diez en cerrados. La participación en la comitiva para en enterramiento o despedida para las cremaciones se restringe a un máximo de 15 personas.

En las academias, autoescuelas y centros privados de enseñanza no regladas, el aforo máximo será de un 50%.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. CONSENTIR - RECHAZAR - VER MÁS