La Comunidad de Madrid retrasa el inicio de curso, baja los alumnos por aula y obliga al uso de la mascarilla a partir de 6 años
La Comunidad de Madrid retrasa el inicio de curso, baja los alumnos por aula y obliga al uso de la mascarilla a partir de 6 años

COMUNIDAD DE MADRID

La Comunidad de Madrid retrasa el inicio de curso, baja los alumnos por aula y obliga al uso de la mascarilla a partir de 6 años

Instalará 6.000 cámaras en las aulas para que los alumnos confinados sigan las clases, comprará 70.000 ordenadores, contratará 11.000 profesores y se invertirá 370 millones

La Comunidad de Madrid contratará a casi 11.000 educadores, técnicos especialistas, maestros y profesores, realizará test de anticuerpos a todos los docentes y personal de apoyo de la educación pública y concertada al inicio del curso escolar y hará un estudio serológico entre miles de alumnos para comprobar la evolución del COVID-19 en el ámbito educativo durante los próximos meses. Esta es una de las principales medidas anunciadas hoy por la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, durante la presentación de la estrategia para el curso de la Comunidad de Madrid 2020/21, que se iniciará de forma escalonada y en escenario II, es decir, de forma semipresencial en algunas de las etapas.

El plan del Gobierno regional, elaborado conjuntamente por las consejerías de Sanidad y Educación y Juventud, contempla la prueba voluntaria de test de anticuerpos a los docentes y personal de apoyo de los centros madrileños sostenidos con fondos públicos, que se realizará a más de 100.000 profesionales y se completará con un PCR en el caso de los que los resultados fueran positivos.

En cuanto al estudio serológico, denominado SeroCOL, se llevarán a cabo cerca de 42.500 test a 13.000 estudiantes y 1.500 profesores en tres momentos temporales diferentes (septiembre y diciembre de 2020 y marzo de 2021). Las autoridades sanitarias han decidido excluir en el estudio a los alumnos de Infantil por entrañar un menor riesgo de infección y de contagio que el resto.

Por otra parte, la Comunidad de Madrid hará pruebas PCR a los alumnos y profesores de los centros de Educación Especial, tanto al inicio del curso como a lo largo de éste, de forma periódica. En este caso, se realizarán test de anticuerpos para conocer su evolución. Lo mismo se hará con los docentes y estudiantes que pertenezcan a grupos de riesgo (niños en Educación Especial con patologías que no pueden integrarse en colegios ordinarios).

Además, se facilitarán termómetros rápidos a todos los centros educativos para que puedan tomar la temperatura de sus alumnos. En el caso de que alguno de ellos presentara fiebre, se le aplicaría el protocolo COVID. También se utilizarían estos termómetros con los padres que lleven a sus hijos al interior del centro en la etapa de 0-3 años.

Escenario II

La Comunidad de Madrid diseñó y presentó el pasado junio, teniendo en cuenta la situación sanitaria de ese mes y del anterior, cuatro escenarios diferentes para el inicio del curso y planteó que el comienzo de las clases fuese en el escenario I, caracterizado por la presencialidad al 100% de los alumnos, docentes y demás trabajadores.

Sin embargo, dada la evolución epidemiológica actual, las clases comenzarán en el escenario II recogido en las instrucciones diseñadas el pasado 9 de julio, al que se han incorporado mejoras y nuevas medidas a la vista de la situación epidemiológica durante el verano y en los días previos a la incorporación a las clases. El resto de escenarios previstos se mantiene para su aplicación en función de la evolución de la pandemia. El tercer escenario es el de confinamiento, en cuyo caso la educación se prestaría a distancia y online, y, finalmente, el escenario IV, que consistiría en la vuelta a la normalidad por la desaparición de los riesgos del COVID-19 en la región. 

Inicio de curso escalonado

Entre las principales medidas, Díaz Ayuso ha informado durante el acto desarrollado en la Real Casa de Correos de que el curso comenzará de forma escalonada. Los primeros en volver a las aulas después de casi seis meses serán los casi 93.000 alumnos de primer ciclo de Educación Infantil (0-3 años), el próximo 4 de septiembre. El día 8 será el turno para 412.000 estudiantes, los correspondientes al segundo ciclo de Educación Infantil (3-6 años) así como 1º, 2º y 3º de Primaria, y Educación Especial.

El día 9 será el inicio de las clases para los 243.769 alumnos de 3º y 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato. Los estudiantes de Educación de Adultos iniciarán el curso el día 14, mientras que los alumnos de 4º, 5º y 6º de Primaria, más de 220.000, comenzarán el 17 de septiembre. El 18 volverán los de 1º y 2º de la ESO junto a los de FP Básica y Grado Medio, unos 203.600, alumnos mientras que los últimos serán los 54.000 estudiantes de FP Superior, el 28 de septiembre.

Las clases serán presenciales para las etapas de Educación Infantil, Primaria, Especial y 1º y 2º de Secundaria. En primer ciclo de Educación Infantil (0-3 años) acudirán todos los alumnos de manera presencial y los padres podrán acompañar a sus hijos con mascarilla y haciendo uso de gel hidroalcohólico. Los educadores deberán permanecer con un grupo estable de convivencia, mientras que los de apoyo deberán extremar al máximo las medidas de prevención sanitaria. Además, el Gobierno regional reforzará esta etapa contratando 350 educadores.

En Educación Especial, los padres decidirán, teniendo en cuenta el criterio médico, la asistencia de sus hijos a los centros. La educación será presencial con la creación de grupos de convivencia de un máximo de 8 alumnos. Las pruebas y controles sanitarios se reforzarán de una manera muy notable en este tipo de educación.

En el Segundo Ciclo de Educación Infantil (3-6 años) y Educación Primaria habrá educación presencial, pero se reducirá el número de alumnos de los grupos estables de convivencia a un máximo de 20 o se respetará la distancia de seguridad de 1,5 metros. Para ello, se reorganizarán los espacios en los centros educativos con el fin de que haya más aulas y, en caso de que fuese necesario, se habilitarán espacios alternativos en otros edificios de titularidad autonómica o local o mediante prefabricados. Si no es posible todo lo anterior, se instalarán mamparas en las aulas.

A la vista de la situación sanitaria, los alumnos a partir de 6 años deberán llevar la mascarilla puesta en el centro educativo, incluido en las clases. Cuando la pandemia evolucione de una manera favorable, este límite de edad se elevará a los mayores de 11 años.

Semipresencialidad desde 3º de la ESO

En cuanto a 3º, 4º de la ESO, Bachillerato, FP y Educación para Adultos, la educación será semipresencial, pero se deberá garantizar la asistencia al centro de los alumnos entre un tercio y la mitad del horario semanal: los estudiantes podrán acudir días alternos a clase o establecer franjas horarias de cuatro horas cada día.

En las instrucciones enviadas a los centros educativos el pasado mes de julio, la Comunidad de Madrid ya solicitó a los centros que comunicasen a la Consejería de Educación y Juventud con qué espacios contaban y qué alternativas podían tener en caso de que hubiese que desdoblar aulas. En el mes de junio se pidió igualmente a los centros que hicieran ese estudio referido a Educación Infantil y 1º y 2º de Primaria. Asimismo, la Comunidad va a facilitar a los centros que puedan optar por la jornada continua de forma excepcional durante el curso 2020/21.

Respecto al comedor, se mantendrá el servicio ofreciendo la posibilidad de ampliar los turnos, que se utilicen las aulas como comedores o que los alumnos puedan llevarse la comida a casa. Además, el Ejecutivo va a reforzar el transporte escolar con el fin de que puedan mantener las distancias de seguridad. Además, los vehículos deberán ser ventilados y desinfectados después de cada uso y se incrementará la flota.

En todas las etapas educativas, habrá una flexibilización de los horarios lectivos y las materias, así como un escalonamiento en las entradas y las salidas, con el fin de evitar concentraciones de personas. Se recomendará, en la medida de lo posible, que los abuelos no acompañen a los alumnos a los centros.

Contratación de docentes

El espaciamiento de los alumnos exige un aumento de los grupos, que exige un mayor número de docentes. Por ese motivo, se van a contratar casi 11.000 profesionales: 600 docentes incluidos en el acuerdo sectorial firmado con los sindicatos, 200 técnicos especialistas de Infantil y Primaria, 350 educadores infantiles, 1.200 maestros de Educación Infantil, 2.400 maestros de otras especialidades, 2.081 profesores de Secundaria y FP, 500 profesores de refuerzo de Primaria; otros 617 para las mismas labores de Secundaria; y 2.662 docentes en la educación concertada. Además, a los más de 400 diplomados universitarios de enfermería que trabajan en los colegios madrileños se añadirán otros 150.

Más limpieza y geles hidroalcolóhicos

La Comunidad de Madrid va a extremar también los procesos de limpieza en los centros educativos, y en caso de que hubiese algún caso positivo en ellos, se llevará a cabo una desinfección en profundidad. Asimismo, se suministrarán 650.000 litros de gel hidroalcohólico y 9.500.000 mascarillas entre los alumnos y profesores, para lo que, durante el primer trimestre de curso, hasta el mes de enero, se destinarán 25,9 millones de euros.

Además, el Gobierno regional va a establecer subvenciones en favor de los ayuntamientos para la mejora de la limpieza de los centros de Educación Infantil y Primaria y de Educación Especial que son de su competencia.
La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha elaborado un Plan estratégico para la Prevención y control del COVID-19 en el ámbito escolar en el que se plantean tres líneas de actuación: medidas generales de protección, protocolo de actuación en caso de detectarse casos de COVID-19 y muestreo para monitorizar la evolución de la infección.

Así, se prevé que la figura del coordinador COVID en cada centro educativo estará en contacto directo con la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad. Este reportará las incidencias relacionadas con el COVID-19 que se produzcan en su centro -casos sospechosos, probables o confirmados-. Los coordinadores COVID recibirán una formación online coordinada entre la Consejería de Educación y Juventud y la Dirección General de Salud Pública para desarrollar su labor con las máximas garantías.

Importante inversión en obras y más tecnología

Otro de los aspectos más destacados es la inversión que se acometerá en las infraestructuras educativas, con una dotación de 35 millones de euros para actuaciones en 550 centros de la región. Se trata de un gran esfuerzo inversor para garantizar el distanciamiento interpersonal y la adaptación de los colegios e institutos a la situación generada.

Entre esas labores, están las obras de adaptación de espacios, la reforma de patios, mejoras en aseos, actuaciones para facilitar la ventilación de aulas y espacios, adaptación de pistas deportivas, instalación de módulos prefabricados, la adquisición de mobiliario para las nuevas clases y mamparas para la atención al público y en el caso de que existan aulas en las que no se pueda guardar la distancia interpersonal y no haya alternativa de habilitar otros espacios.

En el mismo sentido, destaca el esfuerzo en tecnología y digitalización de las aulas en la Comunidad de Madrid –ya iniciado durante el confinamiento-, como medida eficaz para la educación a distancia y también como apuesta de futuro de mejora del sistema educativo.

Por ello, se ha creado una plataforma con el currículo digital online de las materias troncales para que los profesores puedan organizar la enseñanza a distancia con todo tipo de recursos digitales, en castellano y en inglés, que podría ser utilizada por 690.000 alumnos desde 5º de Primaria hasta Bachillerato. Igualmente, se pondrá en marcha un plan de lectura digital y de aprendizaje interactivo para 538.000 estudiantes, con préstamos de tres libros por trimestre, hojas de seguimiento y actividades como club de lectura o debates.

Por otra parte, se adquirirán 70.000 dispositivos electrónicos para docentes, centros educativos y alumnos, especialmente para aquellos que tienen más necesidades, y 6.100 cámaras de grabación para las clases de Secundaria, FP y Bachillerato. También habrá cámaras para emitir las clases de Primaria en el caso de aquellos alumnos que estén contagiados o en cuarentena por COVID en sus domicilios.

Asimismo, se ha mejorado la estructura de la plataforma Educamadrid, especialmente en lo relacionado con las aulas virtuales y la posibilidad de realizar los exámenes orales a distancia. En total, los recursos previstos para tecnología y digitalización de las aulas alcanzan una inversión de 85 millones de euros.

Formación del profesorado y ayudas a familia

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha incluido otros aspectos en la estrategia para el inicio de curso 2020/21, como las actividades formativas del profesorado, para lo que se contemplan iniciativas relacionadas con la sanidad o la digitalización para la actualización del personal docente, que alcanzaría a 61.000 maestros y profesores. Igualmente, la formación online en materia de sanidad y del uso de nuevas tecnologías podría llegar hasta 400.000 familias.

Al inicio de curso, y especialmente en el primer día lectivo, se propondrá a los centros educativos que impartan al alumnado enseñanzas sobre higiene y prevención del COVID, facilitando videos adecuados para esa labor.

También se contemplan ayudas a los alumnos, a sus familias en materia de libros de texto, material didáctico, licencias digitales, material sanitario, refuerzo de rutas, etc. por un importe de 13 millones de euros, para lo que se estima alcanzar con ellas a más de 100.000 beneficiarios.

Plan de refuerzo

Desde la suspensión de las clases presenciales el pasado mes de marzo, una de las principales preocupaciones del Gobierno regional ha sido la de garantizar la igualdad de oportunidades, especialmente entre aquel alumnado que tiene mayores dificultades y que no ha podido continuar su formación en las condiciones óptimas.

Por ello, la Comunidad de Madrid también ha ideado un Plan de Refuerzo para subsanar los efectos negativos en la formación pedagógica que hayan podido sufrir los alumnos por el confinamiento. Así, se realizará una evaluación diagnóstica para saber los recursos digitales de los que han dispuesto y disponen, el contacto que han tenido los alumnos y sus familias desde sus hogares con los centros y los profesores durante el confinamiento, así como los contenidos sobre los aprendizajes adquiridos. Para la organización de las sesiones de refuerzo educativo, se van a contratar 500 profesores en Primaria y 617 profesores en Secundaria

Inversión económica

Las partidas presupuestarias dedicadas a sustentar todas las anteriores medidas de la estrategia durante el primer trimestre del curso 2020/21 y los mayores gastos del COVID-19 ascienden en total a 370 millones de euros.

La Comunidad de Madrid retrasa el inicio de curso, baja los alumnos por aula y obliga al uso de la mascarilla a partir de 6 años

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. CONSENTIR - RECHAZAR - VER MÁS