La Deuda Pública suma y sigue en su senda de locura: 8.000 mil millones de euros más esta semana
La Deuda Pública suma y sigue en su senda de locura: 8.000 mil millones de euros más esta semana

MADRID

La Deuda Pública suma y sigue en su senda de locura: 8.000 mil millones de euros más esta semana

En la última emisión del martes el Tesoro Público colocó 4.149.56 millones de euros en letras a seis y doce meses. Ayer jueves, 4.080 millones en una nueva emisión de bonos y obligaciones. La deuda oficial ronda a día de hoy el billón 200 mil millones de euros; la real se incrementa en 300 mil millones más. Asciende al 97,78 del PIB español.

La Deuda Pública asciende al 97,78 del PIB español

Da miedo la actual deuda pública española, a la que se ha prestado escasa atención durante la tramoya electoral. España tiene un debe actual, según datos oficiales, de 1.199.000.000.000 billones de euros, es decir, el 97,78 del PIB español, y si contamos a esta le añadimos la contraída por Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, la real se incrementaría en 300 mil millones más.

En los últimos dos meses este aparatado se vio incrementado en 15.000 millones de euros. Y, la realidad es así de tozuda y descerebrada, no hay quien ponga freno a la voracidad de las diversas Administraciones: nacional, autonómica, provincial y municipal. La fórmula aplicada por la mediocridad de nuestros políticos resulta especialmente escandalosa y torpe: se necesita dinero, la Administración correspondiente se endeuda y aquí paz y después gloria, que mañana ya veremos.

Pero la deuda de España tenemos que devolverla los españoles más tarde o más temprano, y hay que pagarla con los intereses devengados. Solo esos intereses suponen una parte sustancial del gasto ministerial. Por otra parte, el déficit público continúa impávido en cifras difíciles de digerir.

Los casi 1,2 billones -billones- de euros cargan sobre los hombros de todos los españoles y afectarán de forma muy grave a las próximas generaciones no muy lejanas en el tiempo. La España endeudada compromete a esa otra España próspera que presenta su cara riente ante el mundo y ante los 80 millones de turistas que nos visitan. La realidad, sin embargo, es que a cada español le corresponde soportar, sin saberlo, una parte de la deuda agobiante, en torno a los 72.000 euros por contribuyente, 31.000 euros por habitante.

La ley de Estabilidad preveía que esa deuda se redujera al 60% del PIB para el año próximo, el 2020. Estamos tan lejos de cumplir con ese propósito que algunos analistas anticipan lo contrario: el crecimiento de la deuda podría escalar hasta el 125% del PIB en pocos años. Y sería consuelo de tontos argumentar con la situación de Italia y su deuda galopante. La salud económica de España, en fin, exige moderar el gasto público, consolidar los ingresos, renunciar a los derroches y despilfarros y retornar a unas cifras razonables de deuda pública. La mayor parte de los políticos están haciendo todo lo contrario y nos encaminan hacia la quiebra técnica de la nación. Lo peor es que esta dinámica no parece tener freno y marcha atrás. Así las cosas, más dura será la caída.

Sin ir más lejos, el Tesoro Público colocó ayer jueves 4.080 millones de euros, algo por encima del rango medio previsto, en una nueva emisión de bonos y obligaciones, y lo ha hecho volviendo a cobrar más a los inversores, al haber rebajado los costes en tres de las cuatro referencias. Además, la demanda de las cuatro referencias subastadas este jueves ha superado los 7.629 millones de euros, lo que supone 1,8 veces lo finalmente adjudicado en los mercados.

En detalle, el importe adjudicado con el bono a cinco años se ha situado en 1.021,09 millones, frente a unas peticiones de 2.976,09 millones, y la rentabilidad marginal se ha colocado en el 0,093%, por debajo del 0,175% que ofreció en la subasta celebrada el 11 de abril.

En cuanto a las obligaciones, el Tesoro Público ha colocado 1.776,75 millones en la referencia a 10 años, frente a una demanda de 2.481,79 millones, y el interés marginal se ha situado en el 0,945%, inferior al 1,125% registrado en la emisión del pasado 4 de abril.

Dos subastas más en mayo

A su vez, ha logrado captar 482,02 millones, con una demanda de 1.124 millones, en la emisión de las obligaciones a 15 años indexadas a la inflación. El tipo de interés marginal ha sido del 0,257%, también por debajo del 0,753% previo.

Por último, se han adjudicado 800,38 millones en la obligación a 30 años, frente a los 1.047,38 millones solicitados por los inversores, y ha ofrecido una rentabilidad marginal del 2,130%, por debajo del 2,367% de la subasta de referencia del 7 de marzo.

En la última emisión del martes colocó 4.149.56 millones de euros en letras a seis y doce meses, la primera subasta tras las elecciones generales, y lo hizo dentro del rango medio previsto, y a tipos más negativos en ambas referencias. Estas son las dos primeras subastas que celebra el Tesoro en el mes de mayo y las primeras tras la celebración de las elecciones generales el pasado 28 de abril. Para este mes están programadas otras dos emisiones: una de letras a 3 y 9 meses el martes día 14 y otra de bonos y obligaciones el jueves día 23.

La Deuda Pública suma y sigue en su senda de locura: 8.000 mil millones de euros más esta semana

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. CONSENTIR - RECHAZAR - VER MÁS