PSOE y Podemos quieren cambiar el Consejo General del Poder Judicial en sólo dos meses, ponerlo bajo su control y eludiendo todos los controles
PSOE y Podemos quieren cambiar el Consejo General del Poder Judicial en sólo dos meses, ponerlo bajo su control y eludiendo todos los controles

MADRID

PSOE y Podemos quieren cambiar el Consejo General del Poder Judicial en sólo dos meses, ponerlo bajo su control y eludiendo todos los controles

PSOE y Podemos han presentado una proposición de ley en lugar de un proyecto de ley, con lo que se simplifica el proceso y se eluden los informes del propio CGPJ, del Consejo de Estado y del Consejo Fiscal. De este modo renovarían el CGPJ de urgencia y sin controles para presionar al Supremo con Iglesias. Vox y PP ha manifestado que recorrirán ante el Constitucional.

PSOE y Unidas Podemos han registro hoy martes 13 la proposición de ley orgánica para llevar adelante su propósito de reformar el sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) dejando atrás el “bloqueo” del que acusan al Partido Popular.

Otro motivo que baraja la oposición y que mueve a  PSOE y Podemos a actuar de esta manera unilateral es porque “quieren salvar Pablo Iglesias -actualmente a un paso de ser investigado por el Supremo en el caso Dina- y están dispuestos a llevarse la separación de poderes por delante”. Con tal propósito y a la desesperada, han anunciado este martes en el Congreso de los Diputados la presentación de una proposición de ley para reformar la composición del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en sólo “tres meses”, sin consenso y sin los controles de órganos constitucionales.

Los dos  grupos parlamentarios de gobierno han optado por presentar una proposición de ley en lugar de un proyecto de ley. De este modo, el Gobierno eludiría la presentación de informes del propio CGPJ, del Consejo de Estado y del Consejo Fiscal, con lo que se aceleraría el proceso y evitaría que alguno de estos órganos se muestre contrario a la aprobación, a pesar de que sus informes no sean vinculantes.

En definitiva, se trata de  una reforma de la ley orgánica del Poder Judicial por la vía del proyecto de ley que no obligaría al Gobierno de PSOE y Podemos a tener que pedir dichos informes, controles que PSOE y Podemos han decidido por este camino obviar.  Pues, al tomar la iniciativa los grupos parlamentarios que forman parte del Gobierno y tramitarse la reforma vía proposición de ley, ya no son necesarios esos informes consultivos y, según se manifiesta de el grupo parlamentario socialista, podría estar aprobada en dos meses.

Tras su calificación por la Mesa del Congreso, la iniciativa de los grupos parlamentarios sólo necesitará la conformidad del Gobierno para su debate: en concreto, dispondrá de un máximo de 30 días para certificar que esa reforma no tiene efectos presupuestarios, único motivo para los vetos del Gobierno.

Pedro Sánchez, ya avanzó hace semanas su intención de promover esta reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) para posibilitar la renovación de este órgano y, posteriormente, el PSOE detalló que el objetivo sería rebajar la mayoría de tres quintos necesaria actualmente.

Dos años en funciones lleva la cúpula del Poder Judicial que encabeza Carlos Lesmes. Para conseguir la renovación de los doce vocales del Consejo es necesaria una mayoría de tres quintos del Congreso, lo que hace fundamental la implicación del PP.

Aunque el Ejecutivo considera que la mejor vía para renovar el órgano de gobierno de los jueces sería poder llegar a un acuerdo con el PP, han decidido poner en marcha esta reforma, al entender que no se pueden posponer más esta tarea.

Pablo Montesinos, vicesecretario de Comunicación del PP, ha avisado este martes al Gobierno de que su formación no va a participar en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) si Podemos forma parte de ese proceso, ya que, según ha dicho, el objetivo del partido morado es “erosionar las instituciones”, ha declarado a RNE. Además ha indicado que el Ejecutivo tiene “la llave” para desbloquear el Consejo y pasa por “avanzar en la despolitización”.

Tanto partido el Partido Popular como Vox recurrirán ante el Tribunal Constitucional
Desde la formación liderada por Santiago Abascal, esta maniobra socialcomunista la han calificado de duro golpe de PSOE y Unidas Podemos al CGPJ. Iván Espinosa de los Monteros ha calificado esta maniobra como "ataque directo del Gobierno a las instituciones y a la democracia".

Por su parte, el vicepresidente primero de Acción Política del partido, Jorge Buxadé, ha considerado que esta es "una pretensión del Gobierno para convertir España en una dictadura" en la que el poder ejecutivo “se imponga” al legislativo y ha tachado de "fraudulento y abusivo" el "control" que Sánchez planea sobre el CGPJ.

Cualquier intención de “dominar” el CGPJ es un acto “antidemocrático”, ha recalcado el también europarlamentario de Vox, quien ha señalado que es de “trileros” querer “cambiar las reglas del juego” en función de intereses partidistas.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha utilizado Twitter para asegurar que “Sánchez pretende liquidar la separación de poderes en pleno ataque a la independencia judicial de su vicepresidente investigado”. “No lo permitiremos: si perpetran este atropello a la legalidad, recurriremos al Tribunal Constitucional y a las Instituciones y Tribunales Europeos”, ha añadido Casado, insistiendo en el argumento que ya dio la pasada semana su secretario de Justicia, Enrique López.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. CONSENTIR - RECHAZAR - VER MÁS