JUAN SOLER - PP GETAFE - OPINIÓN

El Organillo de Stalin, por Juan Soler

- por Juan Soler: 11/01/2017 -

En el comienzo de la Segunda Guerra Mundial le presentaron a Stalin una nueva arma secreta, los lanzacohetes múltiples que pronto llamaron Katyusha y que se denominaron más tarde el órgano de Stalin por el ruido silbante al dispararlos. Así ha sido el proceso de ruido desinformativo y difamatorio que ha sufrido el PP de Getafe. Silbante y soviético. Pero ínfimo en calidad, veracidad y solvencia profesional, de ahí el diminutivo

El Organillo de Stalin, por Juan Soler

El Organillo de Stalin, por Juan Soler

Podemos llamar así a la barahúnda que ha estado agrediendo al grupo municipal del Partido Popular de Getafe por la tramitación administrativa de un contrato de 62.000 euros para el diseño arquitectónico del Nuevo Teatro Madrid de Getafe. No se trata de lucro personal de nadie ni de financiación bastarda, no. Una simple tramitación administrativa.

En el comienzo de la Segunda Guerra Mundial le presentaron a Stalin una nueva arma secreta, los lanzacohetes múltiples que pronto llamaron Katyusha y que se denominaron más tarde el órgano de Stalin por el ruido silbante al dispararlos. Así ha sido el proceso de ruido desinformativo y difamatorio que ha sufrido el PP de Getafe. Silbante y soviético. Pero ínfimo en calidad, veracidad y solvencia profesional, de ahí el diminutivo.

En este momento podemos adelantar que el comportamiento procesal contra el PP de Getafe ha podido estar plagado de irregularidades seguramente invalidantes, pero no me quiero adelantar al futuro próximo y las desgranaremos en ese futuro próximo, y por el comportamiento de unos determinados agentes contra trabajadores municipales que puede inscribirse en el desprecio a los derechos más básicos de cualquier persona. Quede claro que soy persona de orden y he apoyado siempre a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, pero en todas partes hay manzanas podridas. Sobre ambos comportamientos se seguirán los pasos que aconsejan la razón y la ley.

Llama la atención que se haya mantenido el secreto del sumario por un asunto de entidad mínima tanto tiempo que pareciera ser análogo a la investigación de los atentados del 11-M. Cómo sorprende que el comportamiento de determinados agentes por una cuestión administrativa, repito, administrativa, haya escandalizado hasta al juez de Madrid que tomó declaración a alguno de ellos, y eso que no conocía los pormenores de la detención. Insisto, por un procedimiento administrativo de escasísima entidad. Nada de quedarse con dinero.

Han utilizado un proceso administrativo de escasa entidad, para crear un escándalo político que inunde la opinión pública: quieren acusar a Juan Soler.

Hay que recordar, para situarse, que este mismo caso se denunció dos veces ante la Fiscalía, dos veces, y la misma Fiscalía no apreció ningún delito en los denunciados, las dos veces. Que el denunciante era un cargo de confianza del anterior gobierno socialista, lo que podría ilustrar sobre el carácter político y su búsqueda de disminuir la gran reputación que el PP de Getafe tiene y mantiene ante su electorado. El primer partido de Getafe a pesar del Organillo de Stalin.

Todos los que se han acercado al caso tienen claro lo que buscan los actores de este vulgar desaguisado que quieren basarse en, repito una vez más, un proceso administrativo de escasa entidad, para crear un escándalo político que inunde la opinión pública: quieren acusar a Juan Soler. Pues bien, después de veintidós meses no han conseguido atribuir ningún delito a Juan Soler, pero intentan manchar el buen nombre de Pablo, Fernando, Antonio y Paz, concejales intachables, para ver si a través de la destrucción de su honor y su fama pueden hacer cabalgar una antinoticia que alcance a Juan Soler. Que truco tan ruin. Como demuestra la inmoralidad de esos actores delictivos o paradelictivos.

A Dios gracias todos estos concejales duermen muy tranquilos porque ninguno de ellos ha concedido la explotación de ningún aparcamiento municipal al marido de la concejala de Obras, como hizo el gobierno municipal socialista en el anterior gobierno socialista ni tampoco ninguno ha tomado parte en los enjuagues que crecieron durante los treinta y dos años de gobierno socialista.

Pero eso ya es otro artículo. Que se escribirá.

El Organillo de Stalin, por Juan Soler. Estrella Digital. 08/01/2017